TDAH

Programa integral para el tratamiento del Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad

Ofrecemos uno de los más eficaces tratamientos del Trastorno del Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) que existen en la actualidad.

Diagnóstico:

Es llevado a cabo por profesionales especialistas en el área, a través de tests y técnicas específicas y mediante un registro de la actividad cerebral del niño cuando ejecuta tareas que requieren esfuerzo cognitivo.

Tratamiento:

El tratamiento se determinará a partir del psicodiagnóstico de cada paciente e incluirá según cada caso sesiones de Neurofeedback, EMDR, asesoramiento y psicoterapia individual infantil y/o familiar.

¿Qué es el TDAH?

TDAH son las siglas de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Es un trastorno del desarrollo neurológico diagnosticado con mayor frecuencia en los niños, de inicio siempre en la infancia, que persiste hasta la edad adulta en un elevado porcentaje de casos. Implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad, los síntomas no se presentan de la misma manera e intensidad en cada niño y, en muchas ocasiones, está asociado con otros trastornos comórbidos. Los síntomas suelen empeorar en situaciones que exigen una atención o un esfuerzo mental sostenidos o que carecen de atractivo o novedad intrínsecos (p. ej., escuchar al maestro en clase, hacer los deberes, escuchar o leer textos largos que no son de sus gustos, o trabajar en tareas monótonas o repetitivas).

Indicadores de TDAH:

Desatención:

  • A menudo no presta suficiente atención a los detalles, o comete errores por descuido en sus tareas escolares, en el trabajo o en otras actividades.
  • A menudo tiene dificultades para mantener la atención en tareas o en actividades lúdicas.
  • A menudo no parece escuchar cuando se le habla directamente.
  • A menudo no sigue instrucciones y no realiza tareas escolares, encargos u obligaciones en el centro de trabajo, sin que ello se deba a comportamiento negativista, o a incapacidad para         comprender las instrucciones.
  • A menudo tiene dificultades para organizar tareas y actividades.
  • A menudo evita, le disgusta o es renuente en cuanto a dedicarse a tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido, como, por ejemplo, las actividades escolares o las tareas domésticas.
  • A menudo extravía objetos necesarios para tareas o actividades (p. ej., juguetes, ejercicios escolares, lápices, libros o herramientas).
  • A menudo se distrae fácilmente por estímulos irrelevantes.
  • A menudo es descuidado en las actividades de la vida diaria.

Hiperactividad:

  • A menudo mueve en exceso las manos o los pies o se remueve en su asiento.
  • A  menudo abandona su asiento en el aula o en otras situaciones en que se espera que permanezca sentado.
  • A menudo corre o salta excesivamente en situaciones en las que es inapropiado hacerlo.
  • A menudo tiene dificultades para jugar o dedicarse con tranquilidad a actividades de ocio.
  • A menudo está en movimiento o suele actuar como si tuviera un motor.
  • A menudo habla en exceso.

Impulsividad:

  • A menudo precipita respuestas antes de haber sido completadas las preguntas.
  • A menudo tiene dificultades para guardar turno.
  • A menudo interrumpe o se inmiscuye en las actividades de otros.
  • Algunos síntomas de hiperactividad-impulsividad o desatención que causaban alteraciones estaban presentes antes de los 7 años de edad.
  • Algunas alteraciones provocadas por los síntomas se presentan en dos o más ambientes (p. ej., en la escuela y en casa).
  • Deben existir pruebas claras de un deterioro clínicamente significativo del funcionamiento social, académico o laboral.

 

 

Neurofeedback y TDAH

Mediante el entrenamiento cerebral con Neurofeedback, el niño puede cambiar su patrón de ondas cerebrales. El patrón de características electroencefalográficas que presenta la mayoría de los niños con TDAH muestra una menor actividad cortical en zonas frontales y centrales medias del cerebro. Es decir, presentan una proporción elevada de ondas theta y una proporción reducida de ondas alfa y beta y por tanto una elevada ratio theta/alfa y theta/beta. Esto se traduce en un incremento de actividad o de excitación y una disminución del estado de focalización/concentración, calma o relajación lo que se traduce en falta de atención, impulsividad o hiperactividad.

A partir del tratamiento con Neurofeedback, el niño puede cambiar su patrón de ondas cerebrales . Se le entrena en controlar las funciones sobre las que normalmente no tiene un control consciente como la focalización de la atención, la planificación, la consecución de objetivos en función de refuerzos, el autocontrol.

Es un método muy eficaz que cada vez más se utiliza como alternativa a la medicación.

Consulta o pide cita si padeces de esta afección.