Tratamiento de dificultades psicológicas con EMDR

El EMDR es un abordaje psicoterapéutico que se aplica a una gran variedad de sintomatología que dificulta la vida emocional del paciente. El tratamiento de dificultades psicológicas con EMDR ha cobrado gran popularidad en los últimos tiempos. Se trata de un abordaje con evidencia empírica que lo avala, es decir existe evidencia científica que prueba su eficacia. Está avalado por la Organización Mundial de la Salud y las Guías Clínicas Internacionales para el tratamiento del trauma.

Algunas experiencias que se viven a lo largo de la vida, pueden estar cargadas de una intensidad emocional tal, que el cerebro no logra “digerirlas”, es decir, no son procesadas y almacenadas en el cerebro de manera adaptativa. Éstas dejan una huella que perdura en el tiempo y que puede ser causa de síntomas como la depresión, ansiedad, pánico, miedos irracionales, entre otros. A esto es a lo que llamamos trauma. EMDR trabaja con estas experiencias con el fin de lograr la remisión de dichas dificultades emocionales.

El trauma (información que se almacena disfuncionalmente en el cerebro), proviene tanto de grandes tragedias, como de experiencias tan cotidianas como un rechazo en la infancia. Dicha información sería la causante de síntomas como la ansiedad, la depresión, el pánico o temores irracionales.

Al abordar con EMDR las dificultades emocionales de los pacientes, logramos la desensibilización y reprocesamiento de la información traumática, y la consiguiente desaparición de los síntomas que presenta.

¿Cómo se lleva a cabo una sesión EMDR?

Consiste en detectar la información disfuncional que podría estar dificultando la estabilidad emocional del paciente, una vez detectada, se aplica estimulación bilateral mediante un protocolo donde se procederá a desensibilizar y reprocesar dicha información.

El paciente nota los cambios en las sensaciones, en las primeras sesiones donde es aplicado el protocolo. Esta estimulación puede ser visual, auditiva o kinestésica, y se aplica mientras se infiere que hay una activación de una zona del cerebro llamada amígdala, debido a la conexión con el evento traumático.

En síntesis, se registran los síntomas actuales, se busca la información disfuncionalmente archivada con la que se conectan los síntomas, y se aplica estimulación bilateral visual, sonora o kinestésica mediante un protocolo especial en el que la persona conecta con dicha información.

¿En qué casos se indica la terapia EMDR?

Si bien la Organización Mundial de la Salud nombra al EMDR un abordaje de preferencia en los casos de Trastorno por estrés postraumático (TEPT), éste se aplica a una gran variedad de dificultades emocionales causadas por el trauma aunque el paciente no lo asocie a algo en particular, como por ejemplo en la depresión, trastornos de ansiedad, pánico, fobias, trastornos de la alimentación, adicciones. También es utilizado en la optimización del rendimiento de las personas en áreas como el deporte o el arte.

Existen distintos protocolos adaptados para trabajar con diversas patologías.

¿Cuáles son los beneficios del abordaje EMDR?

El EMDR acelera los procesos de recuperación del paciente en relación a otros abordajes psicoterapéuticos, y la remisión de los síntomas es a través de un trabajo desde la raíz del problema, pudiendo así, prevenir su aparición en un futuro.

Ha mostrado eficacia en afecciones de difícil abordaje.

EMDR y la actual pandemia

La actual crisis generada por la pandemia por el Covid-19, ha generado un impacto a nivel emocional tal, que para muchas personas es o será causa de numerosos síntomas que incluyen ansiedad, depresión y síntomas de Trastorno por Estrés Post Traumático. Existen protocolos adaptados para abordar las consecuencias de la actual crisis. Nuestro equipo EMDR está altamente cualificado para abordar estos casos.

Si necesitas terapia EMDR consulta aquí

Por: Julia Achilli. Psicóloga EMDR en Barcelona

Psicología Barcelona: Terapia EMDR. Neurofeedback

La crisis como oportunidad de crecimiento

«No sentimos todos lo mismo, seguimos siendo nosotros»

¿Nos hallamos todos frente al mismo problema? ¿De repente, todos leemos la realidad desde el mismo filtro?¿Damos todos las mismas respuestas ante confinamiento o el caos? No.

En un principio, como psicóloga, caí en la trampa, mis primeras intervenciones comenzaron a dirigirse hacia donde nos dirigíamos todos: a la generalización en las pautas. No significa que no sea importante orientar a la población para dar orden al caos con pautas comunes. Pero es importante no perder de vista lo particular en cada uno.

¿Sentimos diferente frente al mismo confinamiento?

Es verdad, que ante situaciones de emergencia aparecen emociones comunes: ansiedad, miedo, confusión. Como también ocurre, por ejemplo, frente al duelo, donde aparecen emociones como la tristeza o el vacío.

Pero no todos respondemos de la misma manera ante la misma situación.

La práctica clínica, en medio de la actual crisis, dejó de manifiesto algo obvio: los pacientes, con quienes debemos seguir trabajando, siguen teniendo, en esta situación, el mismo problema: el de siempre. Muchos han convertido la crisis actual en la misma “cuestión” que siempre les ha hecho de obstáculo para vivir: apatía, depresión, activación, desactivación, enfado, tristeza, desesperanza, lucha. Han respondido siguiendo la manera habitual y automática de responder frente a los problemas.

Es decir, al que nunca le alcanzaba el tiempo, seguía sin tenerlo en el transcurso del confinamiento. Quien nunca hacía lo que le gustaba, seguía sin hacerlo, aún con el doble de tiempo. El emprendedor al que nunca le faltaron ingresos económicos, elaboró una estrategia para seguir produciéndolos desde casa. El oposicionista quería saltarse las normas. Y así, la lista es infinita.

“En cualquier situación observa lo idéntico en lo diferente”

“Frente a situaciones estresantes nuestras reacciones automáticas se intensifican”

Reflexión:

Te invito a reflexionar sobre esto con un sentido: tomar las riendas de tu vida, también en medio de la crisis del Covid-19. Sigue respetando lo que las circunstancias marcan, debes quedarte en casa, debes adaptarte a las nuevas normas, pero tú sigues siendo el protagonista de su propia vida.

¿Qué hacer para tomar las riendas de la vida en medio del caos?

  1. DECIDIR

Primero debes tomar la decisión de convertir la crisis en una oportunidad.

  1. CUESTIONARTE

Pregúntate:

¿Qué viene pasando con tu vida?

Ahora has parado. ¿Qué ves?

¿Qué deseas ser, hacer y tener?

¿Qué cuestiones importantes has dejado de lado estos días, por lo urgente?

¿Cómo quieres pasar estos días y el resto de tu vida?

  1. ACTUAR

Planea la vida que quieres tener, pon en acción estrategias diferentes a las que siempre has llevado a cabo en tu vida frente a las crisis.

¿Y si fuera esta época de desaceleración una oportunidad para leernos, reinventarnos, dejar de lado las reacciones automáticas, y hacer algo diferente con nuestras vidas?

 “En medio de la dificultad, yace la oportunidad, afirmaba Albert Einstein»

 Si necesitas ayuda para dirigirte al camino que quieras tomar, contacta aquí

 Por: Julia Achilli. Psicóloga en Barcelona. Terapia EMDR. Neurofeedback. Biofeedback