¿Pensamientos positivos o negativos? ¿Qué crees que es mejor?

La clave para sentirme mejor no está ni en la fijación en el pensamiento positivo, ni en el anticiparme constantemente a que algo negativo va a ocurrir.

Mucha gente afirma que anticiparse negativamente le sirve para evitar decepciones y para estar preparado para cualquier dificultad que se le presente en la vida.
Otros, luchan contra cualquier pensamiento negativo, aferrándose a frases e ideas positivas aún en situaciones desfavorables.

Ni un extremo ni el otro.

El pensamiento positivo constante niega parte de lo que ocurre, y la parte de mí que genera el problema, tapa la falta, lo cual tengo que descubrir para solucionarlo y tomar las riendas de mi vida. Para ello, debo mirar hacia adentro. El autoconocimiento se vuelve una parte fundamental para generar mi crecimiento.

Los pensamientos negativos constantes pueden convertirse en un arma de auto boicot, una excusa para paralizarnos o castigarnos sin piedad.

No es la repetición de un patrón (pensar siempre positivo o pensar siempre negativo) lo que te va a servir para llevar mejor tu día a día.

Escuchar lo que sientes y preguntarte por qué sientes lo que sientes puede ser mucho más útil para ti.

Si tu lectura de la realidad siempre suele ser la misma, en ámbitos muy diferentes tiendes a hacer las mismas interpretaciones y casi siempre te pasa lo mismo, y además esto que te ocurre es negativo, puede ser habitual, que te anticipes siempre negativamente a los acontecimientos. Y lo peor, que te anticipes negativamente y que esto ocurra, y acabes corroborado tu teoría: que ya sabias lo que pasaría.

Pero te haré una pregunta:
¿Es posible que siempre te ocurra lo mismo, en ámbitos diferentes y en épocas diferentes sin que tú no tengas que ver con esto?

Si se repite lo que ocurre, es que tú sin darte cuenta tienes un papel muy activo en esto.
Pensar que esto sucede sin que tú hagas nada para que ocurra, puede llevarte a pensar que las cosas ocurren sin más y que pensar negativamente te sirve para prepararte para afrontarlo, o que pensar positivamente te ayudará a neutralizarlo.

Más que centrarte en pensar en positivo o negativo, busca la forma de cambiar tu realidad, cuáles son las cosas o decisiones que te llevan siempre al mismo lugar. Cuáles son las cosas que quieres en tu realidad, y dirígete a ellas.

Ni positivo, ni negativo: Céntrate en ser tú el creador activo de tu vida.

Publicado en Blog, EMDR, Neurofeedback, Psicoterapia, Transtorno Obsesivo Compulsivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *