Claves para vivir sin miedo al rechazo

Cuando toda una forma de relacionarte, actuar, pensar y vivir se basan en evitar el rechazo de los demás, te estás perdiendo de tu vida. Aprender a vivir sin miedo al rechazo puede cambiar radicalmente tu manera de vivir.

Detrás del temor al rechazo se esconden fantasías como «no seré nadie si el otro no me acepta», «necesito de la aceptación de los demás para sentirme bien», entre otras. Cuando esta necesidad es muy intensa, probablemente tu estado anímico vaya oscilando continuamente, y la percepción que tienes de tu valía también. Esto ocurre porque te defines a partir de la valoración que un «otro» hace de ti.

Es decir, si un día recibes cumplidos, reconocimiento y valoración, probablemente este día te sientas más estable emocionalmente, tengas una percepción personal más positiva y sientas una mayor seguridad. Si al día siguiente sientes rechazo de alguien, tu percepción sobre tu valía cambiará, sentirás angustia e inseguridad.

La opinión positiva del otro se torna fundamental para sentir algo más de seguridad y evitar la angustia, por ello, comienzas a hacer esfuerzos frenéticos por agradar o cumplir con las expectativas que tienen de ti las personas a las que consideras significativas. Incluso, en muchos casos, hasta la opinión de los desconocidos sobre ti cobran una gran importancia.

Las consecuencias del miedo al rechazo

  1. No sabes bien quién eres: En este proceso acabas viviendo una vida que no te pertenece, vives en función de los deseos de los demás, o mejor dicho, de lo que interpretas que los demás desean o esperan de ti.
  2. Gran agotamiento: Inviertes mucha energía en llegar a complacer a los demás y en hacer todo lo que consideres necesario para evitar el rechazo sin tener en cuenta cuál es tu límite. Y al parecer nunca es suficiente.
  3. Dificultad para decir que no: Decir que no implica no complacer la demanda del otro, algo que no te permites, por lo que es probable que acabes haciendo cosas que preferirías no hacer gran parte de tu tiempo.
  4. Sensación de atrapamiento: Si le das poder a la opinión del otro te conviertes en su prisionero.

Tu peor miedo se hará realidad: no siempre agradarás a todos.

Si este esfuerzo sirviera para el objetivo que te has propuesto, te sentirías muy bien y gozarías de una gran autoestima. Pero no es así. ¿Verdad? Está perdiéndote de tu vida en vano. No siempre llegarás a todos sitios, no siempre podrás complacer a todos, y antes o después volverás a sentirte rechazado. Todo lo hecho para garantizarte tu valía en ese momento se habrá desmoronado junto a tu autoestima.

¿Cómo perder el miedo al rechazo?

Empezar a conocerte es fundamental, en este proceso de «agradar» puede que te hayas perdido y hasta desconozcas quién eres, qué quieres y hacia dónde vas. Presta atención a lo que tus emociones te dicen, con qué o con quienes te sientes a gusto, qué de lo que haces sientes que tiene que ver contigo. Pregúntate cuáles son o cuáles fueron alguna vez tus sueños. Síguelos.

El autoconocimiento te hará descubrir qué es lo que quieres para ti. Deberás des-focalizarte de los demás, empezar a buscar tu camino y dirigirte hacia tus objetivos. Esto te fortalecerá. Encontrarás satisfacción en esto. Deberás soportar la desaprobación de algunos, hasta que descubras que nada terrible ocurre si esto te pasa.

Será necesario que aprendas a decir que no, y quienes te rodean a respetarlo, ya que seguir tu deseo y el de los demás es incompatible. Este respeto también será un reforzador positivo para ti.

Quizás no intentar agradar sea la forma en la que te sientas más aceptado. Es necesario que seas tú quien se acepte.

Si crees que necesitas ayuda para superar el miedo al rechazo, para llegar a un auto descubrimiento, no dudes en contactar con nosotros aquí.

Por Julia Achilli. Psicóloga en Barcelona.

Publicado en Blog, Depresión, EMDR, Psicología Adultos, Psicología Infantil, Psicoterapia, Terapia con Adolescentes, Terapia de Pareja, Transtorno de Ansiedad, Transtorno Obsesivo Compulsivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *