La dificultad para estar en pareja


¿Es casual que cada vez sea mayor el número de personas que se encuentra en la dificultad de estar en pareja?
Están quienes buscan indiscriminadamente formarla, y no cesan de fracasar, quienes permanecen en ella insatisfechos, quienes eligieron que lo mejor era no encontrarla, como los que van logrando mantener en armonía este complejo vínculo.

¿Qué está ocurriendo que estar en pareja es cada vez más complicado?

Creo que no hay nada nuevo en esto. El prototipo de pareja socialmente ideal es un modelo que generó, en el mejor de los casos, mucha insatisfacción. La gran diferencia con la actualidad podría haber radicado en la resignación, la mayor adherencia a los mandatos culturales, o a la dependencia que se podía generar a partir de intereses que excedían el amor. Lo cual motivaba a hacer permanecer la imagen de pareja feliz “de cara a la galería”. Pero que hoy no estamos tan dispuestos a hacer.

Pero hoy son más notables los desencuentros.

Personalmente considero que las soluciones intentadas para revertir esta insatisfacción tuvieron un efecto iatrogénico. Por intentar remediarlo, la situación lejos de mejorar, empeoró.

Está claro que el modelo anterior fracasó, pero el actual no parece prestar solución. Con el surgimiento del individualismo, la lucha de géneros, movimiento reivindicativos, observo cada vez más miedo, odio y temor al compromiso.

Quizás la redefinición de la pareja sería una opción. Comprender que no es quien camine a mi lado quien va a satisfacer todas mis necesidades ni quien robará mi libertad. Que el deseo al principio fluye sin esfuerzos y que luego debo aprender a mantenerlo encendido. Quizás mirarla desde un lugar de construcción y no de lucha. Priorizar la escucha, la de la otra persona y la propia. Quizás, sólo quizás, encontraríamos así una posible solución.

Si quieres consultar acerca de tu relación de pareja o de “no pareja”, haz click aquí.

Por: Julia Achilli. Psicóloga en Barcelona. Terapia EMDR. Neurofeedback

Publicado en Terapia de Pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *