Esclavo de la autoexigencia psicológica

La autoexigencia es la capacidad que tenemos cada uno de nosotros para exigirnos a realizar una actividad de la mejor manera posible o con el mayor esfuerzo que podamos dar. Gracias a ella ponemos empeño en lograr nuestros objetivos y llegar a nuestras metas.

Pero muchas veces ésta es excesiva y se convierte en nuestra propia cárcel, nos lleva a una constante autocrítica dura y excesiva que nos mantiene en un estado de insatisfacción y poca valoración con uno mismo, esto a su vez favorece creencias como “no podré”, “no soy lo suficientemente bueno”, y acabamos sintiéndonos frustrados, no sólo porque lo que hicimos no fue suficiente, sino por lo que nunca intentamos hacer. Pasa a ser una venda que te cubre los ojos e impide ver cuál ha sido tu progreso ya que para ti ese progreso nunca es suficiente.

Es importante saber que no se trata de una cuestión de logros, cuando se está en este estado de autoexigencia excesiva, hagamos lo que hagamos, nunca será suficiente.

Es como si siempre faltara algo, “algo” que de ser conseguido, creemos, nos proporcionaría la felicidad, aquella que se suele sacrificar día a día sumergidos en la insatisfacción de no haberlo conseguido.

¿DE DÓNDE VIENE ESTO?

Además del temperamento, la historia y contexto de cada persona, una de las causas que despierta esta conducta parecen ser los mandatos relacionados con el “deber ser” que tienen origen en nuestra infancia. Si somos muy autoexigentes, nos serán familiares las frases “debería haberlo hecho de otra manera”, “debo hacerlo bien”, entre otras. Prestar atención a nuestro dialogó interno cuando las cosas no salen como esperábamos, nos dará pistas sobre si estamos exigiéndonos demasiado.

¿EN QUÉ AFECTA A NUESTRAS VIDAS?

La ansiedad, tensión, angustia e inevitable frustración con la que se convive en estos casos provoca un deterioro en la vida laboral y afectiva de la persona, lo cual puede predisponerles a padecer un cuadro de estrés.

Por otro lado, el sentimiento de frustración nos vincula a emociones como la irritabilidad, agresividad y nerviosismo. Patologías asociadas a este tipo de emociones son la hipertensión, migrañas, colon irritable o fatiga crónica.

¿QUÉ HACER FRENTE A ESTO?

Es importante ponernos objetivos teniendo en cuenta nuestros recursos y nuestros límites. Buscar la superación está bien siempre que no se pierda el sentido de lo que hacemos.

Es importante permitirnos disfrutar del proceso más allá de los resultados, ya que en él es donde encontraremos la satisfacción en nuestro camino.

Si crees que eres muy autoexigente, esto afecta tu vida y no logras manejarlo, la psicoterapia puede ayudarte a resolverlo.

Por: Julia Achilli, licenciada en psicología y colegiada en Barcelona.

Publicado en Blog, Psicología Adultos, Psicoterapia.

Un comentario

  1. He estado explorando un poco por posts de alta calidad o entradas en webs sobre estos temas. Explorando en Google por fin encontré este sitio web. Con lectura de esta articulo, estoy convencido que he encontrado lo que estaba buscando o al menos tengo esa extraña sensacion, he descubierto exactamente lo que necesitaba. ¡Por supuesto voy hacer que no se olvide este sitio web y recomendarlo, os pienso visitar regularmente.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *