El cuidado de los bebés por sus madres

Numerosos estudios psicológicos confirman la importancia de la relación del bebé con su madre (o principales cuidadores). La calidad de este vínculo, determinará diversos aspectos del desarrollo del niño.

Los padres son los cuidadores principales, los que funcionan como un “regulador emocional en el niño”,  a partir de esta regulación que  internalizará, el bebé aprenderá a auto regularse emocionalmente.

La madre introduce modificaciones a nivel fisiológico en el recién nacido en sus cuidados cotidianos, como en el hablarle y acariciarlo.

La voz de la madre reduce la producción de la hormona del estrés, el cortisol, y aumenta la producción de la hormona de la disponibilidad y del calor humano, la oxitocina. (Seltzer, proceedings of the Royal Society, 2011).

La sensación de seguridad de base, crece en el niño a través de la experiencia de haber sido sentido y visto como alguien importante y especial para los cuidadores.

Bowlby (1944, 1973) fue el primero en reconocer la importancia de la relación de apego madre-hijo al descubrir un alto porcentaje de separaciones del apego temprano en las historias de delincuentes juveniles. En estudios posteriores, observó  los graves efectos negativos en niños pequeños de las estancias largas en los hospitales sin contacto con sus padres, incluidos superficialidad en las relaciones de los niños y niveles más altos de delincuencia mucho tiempo después de haber vuelto a vivir con los padres (Bowlby, 1973; Robertson y Bowlby, 1952).

También se ha observado la relación que existe entre ciertas características de personalidad de los padres, y la forma en la que el niño se relaciona con el ambiente.

Esto nos lleva a reflexionar, como padres,  acerca de nuestros estados emocionales y de la necesidad, muchas veces, de trabajar sobre ellos, no solo por nosotros, sino por nuestros hijos.

Actualmente diversos programas de intervención psicoterapéutica  que promueven fortalecer el vínculo entre niños y cuidadores, funcionan como una herramienta de prevención fundamental, en donde en lo que se está trabajando es, ni más ni menos, que en promover la construcción de futuras generaciones lo más saludables posible.

Por: Julia Achilli, licenciada en psicología y colegiada en Barcelona.

Publicado en Blog, Psicología Infantil, Psicoterapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *