Psicoterapia, Neurofeedback y EMDR

En este espacio, deseamos hacer referencia a un tipo de tratamiento psicoterapéutico que incluye varios abordajes, psicoterapia, Neurofeedback y EMDR. 

Pero antes quisiera desmitificar ideas, que pueden llevar a una resistencia, innecesaria, a recibir esta información.

Es común escuchar frases como: “a mí la psicología no me sirve”, “no estoy tan loco como para ir al psicólogo”, “en vez de ir al psicólogo me desahogo con mis amigos” o “yo soy mi propio psicólogo”, entre otras.

Considero que desmitificar estas cuestiones, abre la posibilidad a que muchos, que se quedan sin la posibilidad de crecer, se vacíen de estos mitos, y consideren la posibilidad de recibir esta hermosa herramienta, que es el tratamiento psicológico.

Un psicológico está especializado en el funcionamiento psicológico de las personas y en las consecuencias y limitaciones que implica, en la persona, un funcionamiento psicológico desadaptativo.

El cerebro tiende, al igual que el resto del organismo, a la salud, al bienestar. Es decir, que si algo no va bien, es porque hay algo que escapa a tu conocimiento que podría estar haciendo que ese bienestar se viera truncado.

No estás loco por ir al psicólogo y ni tú, ni tus amigos no especializados en la materia, tenéis las herramientas para detectarlo, y para darle una solución. Sino ya lo hubieses hecho ¿verdad?.

El Neurofeedback y el EMDR, son abordajes en auge que favorecen y aceleran la recuperación de los pacientes.  Vamos a obtener resultados eficaces y a largo plazo, en un contexto psicoterapéutico donde, nos valemos de herramientas de la psicología tradicional y de las de tercera generación, teniendo siempre en cuenta la particularidad de cada paciente.

Encuentra más información sobre Neurofeedback aquí y más información sobre EMDR aquí.

Durante muchos años trabajé en mi consulta siguiendo guiones, hasta que descubrí que el guión aparece cuando comprendes la particularidad de quien tienes enfrente. Valerme de diferentes estrategias, y abordajes avalados científicamente me dan la materia prima para un trabajo Paciente-Psicólogo único en cada caso.

Con EMDR trabajamos en la raíz del síntoma, la experiencia que generó la dificultad que padeces hoy, reprocesando dicha información. Con Neurofeedback ayudamos a tu cerebro enseñándole cuál es la frecuencia, a nivel de ondas cerebrales, más adecuada para un funcionamiento óptimo, sin síntomas. Y en la relación terapéutica se construye lo necesario para ofrecer solución a tu situación actual. 

Si crees que podemos ayudarte, haz click aquí.

Por: Julia Achilli. Psicología. EMDR. Neurofeedback 

Niños con TDAH, tratamiento con Neurofeedback

Cada vez es mayor el número de personas que consulta por el tratamiento del TDAH en los centros de salud mental. El tratamiento del TDAH con Neurofeedback. es uno de los abordajes que ha cobrado popularidad en los últimos tiempos.

El TDAH cuyas siglas significan “Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad”(aunque también se presenta sin hiperactividad, TDA) es una alteración de la conducta con base neurobiológica caracterizada por dificultades en la atención, impulsividad, e hiperactividad. El mismo, se estima que afecta a un 5% de la población infantil y adolescente, según la (American Psychological Association [APA],

2000; Polanczyk, De Lima, Horta.

Los síntomas que presentan en general los niños con TDAH son:

Déficit de atención

  1. Frecuente incapacidad para prestar atención a los detalles junto a errores por descuido en las labores escolares y en otras actividades.
  2. Frecuente incapacidad para mantener la atención en las tareas o en el juego.
  3. A menudo aparenta no escuchar lo que se le dice.
  4. Imposibilidad persistente para cumplimentar las tareas escolares asignadas u otras misiones.
  5. Disminución de la capacidad para organizar tareas y actividades.
  6. A menudo evita o se siente marcadamente incómodo ante tareas como los deberes escolares, que requieren un esfuerzo mental mantenido.
  7. A menudo pierde objetos necesarios para unas tareas o actividades, como material escolar, libros, etc.
  8. Fácilmente se distrae ante estímulos externos.
  9. Con frecuencia es olvidadizo en el curso de las actividades diarias.

Hiperactividad

  1. Con frecuencia muestra inquietud con movimientos de manos o pies, o removiéndose en su asiento.
  2. Abandona el asiento en el aula o en otras situaciones en las que se espera que permanezca sentado.
  3. A menudo corretea o trepa en exceso en situaciones inapropiadas.
  4. Inadecuadamente ruidoso en el juego o tiene dificultades para entretenerse tranquilamente en actividades lúdicas.
  5. Persistentemente exhibe un patrón de actividad excesiva que no es modificable sustancialmente por los requerimientos del entorno social.

Impulsividad

  1. Con frecuencia hace exclamaciones o responde antes de que se le hagan las preguntas completas.
  2. A menudo es incapaz de guardar turno en las colas o en otras situaciones en grupo.
  3. A menudo interrumpe o se entromete en los asuntos de otros.
  4. Con frecuencia habla en exceso sin contenerse ante las situaciones sociales.

Tratamiento con neurofeedback en el TDAH

En el desarrollo de nuevos tratamientos no farmacológicos, el Neurofeedback es foco de diversas investigaciones, debido a los resultados favorables que presenta en el tratamiento de niños y adolescentes con TDAH.

Neurofeedback es un abordaje no invasivo en donde se entrena el cerebro para optimizar su funcionamiento, aumentando la frecuencias de las ondas cerebrales deseadas y suprimiendo las no deseadas, en el caso de los individuos con TDAH, consiste en promover un tipo de frecuencia en sus ondas cerebrales que represente una menor impulsividad, mayor atención y menor hiperactividad.

Si bien, la medicación ha sido uno de los tratamientos que mayor efectividad ha mostrado junto con la terapia cognitivo conductual, se ha planteado que cerca del 20% de los niños no responden adecuadamente o presentan efectos secundarios que dificultan su uso (Diaz,2006), motivo por el cual esta técnica ha cobrado especial importancia en los últimos años (Baydala & Wikman, 2001; Meisel et al., 2011; Rossiter, 2004;).

Una de las ventajas de este abordaje es que, previo a comenzar con las sesiones, se realiza un mapeo cerebral (Electroencefalograma) donde se puede observar el funcionamiento particular del paciente y adaptar el protocolo a su caso particular. Esto es especialmente importante en estos casos, teniendo en cuenta que existen diferentes subtipos de TDAH y que personalizar el tratamiento, aumentaría el nivel de eficacia del tratamiento.

Podríamos plantearnos que las diferencias entre subtipos de TDAH podría ser una de las variables que permitiría explicar por qué alrededor de un 20% de esta población no respondería bien a la medicación.

Muchos niños diagnosticados con TDAH, podrían estar atravesando importantes dificultades emocionales y el diagnóstico ser equívoco a pesar de la similitud de la sintomatología, esto junto a otras pruebas clínicas, podría observarse en dicho mapeo cerebral.

Otra ventaja, es que el niño durante la aplicación del Neurofeedback se encontrará en una situación casi lúdica. El niño está frente a una pantalla donde interactúa con un video juego o película. Al estar conectado mediante unos electrodos que registran su actividad eléctrica, recibirá un estímulo positivo (que el juego avance) cuando su cerebro esté funcionando en las frecuencias esperadas, de esta manera, mediante el entrenamiento, su cerebro aprendería a generalizar este patrón de ondas cerebrales que se traduciría en una mejoría de la sintomatología.

Para garantizar una mayor efectividad en los tratamientos del TDAH es preciso valorar la particularidad del caso, Neurofeddback ha demostrado resultados favorables y aumenta su eficacia como parte de una terapia multimodal.

Si deseas consultar por este tratamiento, haz click aquí.

Si deseas más información sobre Neurofeedback, puedes encontrarla en nuestra página haciendo click aquí.

 

Por: Julia Achilli. Psicóloga en Barcelona. EMDR. Neurofeedback.

Actividades para hacer con niños con TDAH

El objetivo de estas actividades es que puedas disfrutar de actividades con tu hijo, mientras a su vez potencias capacidades en las que podría haber un déficit debido a dicho trastorno (TDAH).

Te haremos unas recomendaciones generales y luego propondremos algunas divertidas actividades que ayudarán a la concentración, resolución de problemas, memoria y control de la impulsividad, de tu pequeño.
RECOMENDACIONES
 Debes tener en cuenta la importancia de presentarle la actividad como algo novedoso y divertido y explicarle paso a paso el juego con mucha precisión. Cuando lo hagas, asegúrate de que lo haya comprendido antes de empezar.
Durante el transcurso de cada juego debes dejarle al niño moverse y hacer pequeños descansos.
Si el niño está muy exaltado, hazle parar un momento y durante unos segundos haz con él unas respiraciones profundas diciéndole que observe su barriga mientras respira, y que imagine que es un globo que se llena de aire y se deshincha.
BENEFICIOS DE LAS ACTIVIDADES PARA NIÑOS CON TDAH
Poder llevar a cabo estas actividades regularmente, además de los beneficios a nivel cognitivo, a nivel emocional, tiene los siguientes beneficios:
Favorece su sentimiento de seguridad: Favorece el vínculo entre tú y tu hijo, lo cual repercute en su sentimiento de seguridad
Favorece su autoestima: El sentirse diferente a otros niños, o el que constantemente se le marque que no debe hacer algunas cosas que hace, puede afectar su autoestima, por lo que compartir actividades donde siente tu aprobación y que puede llevarlas a cabo, fortalecerá su autoestima.
Evita la ansiedad en el vínculo: A veces puede generarte ansiedad el tener que relacionarte con tu hijo teniendo que estar todo el tiempo redirigiendo su conducta. Que puedas relacionarte con él regularmente mediante actividades divertidas en un ambiente lúdico, hará que te sientas más relajada/o en la relación y en consecuencia, tu hijo también lo estará.
ACTIVIDADES PARA REALIZAR CON NIÑOS TDAH
Juego creativo de memoria:
Crear con cartulinas de colores tarjetas con figuras. De cada tarjeta deben haber dos iguales. De una cara todas son iguales y de la otra serán diferentes. Es decir, todas las tarjetas pueden ser azules y si las giras tendrán una figura que debe repetirse dos veces. Ejemplo: Quedarán dos con círculos, dos con cuadrados, dos con triángulos, dos con flores, etc. Se mezclan y se colocan sobre la mesa boca abajo, sin que puedan verse las figuras.
Cada participante tendrá la oportunidad de girar dos tarjetas por turno, si son iguales, se las lleva, si no lo son, vuelve a girarlas y dejarlas en su lugar. A medida que avanza el juego los participantes tendrán más probabilidades de llevarse más cartas, si van recordando donde están las figuras que fueron dadas vuelta y vueltas a dejar en su lugar. Al final del juego quien más tarjetas tenga será el ganador.
Este juego favorece la atención, memoria, y control de la impulsividad.
Juego “Simón dice”:
Un jugador representará el papel de “Simon” y será quien dé las instrucciones a los otros jugadores como por ejemplo “hay que tocarse la oreja” o “hay que saltar en un pie y aplaudir”. Las instrucciones sólo deberán seguirse si la frase comienza por “Simon dice…”  (por ejemplo “Simon dice que hay que tocarse la oreja ”) si no comienzan con “Simon dice…” no hay que hacer lo que haya dicho.
En algunas instrucciones se omitirá decir “Simón dice”. Por ejemplo: “Saltar aplaudiendo”. Quien obedezca a dicha instrucción será eliminado del juego.
El jugador que asume el papel de “Simon” tiene que intentar eliminar a todos los jugadores lo antes posible. Será el ganador del juego quien consiga seguir todas las instrucciones correctamente.
Este juego favorece la atención, concentración y control de la impulsividad.
Puzzles en equipo:
Es importante que el número de piezas sea adecuada a la edad del niño y que vayas variando los puzzles teniendo en cuenta los gustos del mismo.
Esta tarea favorecerá su concentración y resolución de problemas.
Buscando nuestros objetos:
Buscar junto a tu hijo revistas que puedan recortarse. Elegir imágenes donde donde aparezcan la mayor cantidad de figuras posibles. Por ejemplo: una imagen de una ciudad. Uno de los participantes deberá elegir una figura, y el otro deberá encontrarla.
Este juego favorece la atención.
Estas son sólo algunas de muchas actividades que puedes llevar a cabo con tu pequeño.
Si deseas información sobre nuestro abordaje integral para niños con TDAH haz click aquí ( http://www.juliaachilli.com/tdah/ )

Por qué posponer cosas puede ser la causa de tus frustraciones.

Si te interesa saber por qué posponer cosas puede ser la causa de tus frustraciones, es porque probablemente te cuestan los inicios. ¿Es así? Si tu respuesta es positiva, no dejes esta lectura, puede ayudarte a revertir esta reacción.

Posponer cosas que debes hacer suele ser algo común en las personas, pero cuando esto es una práctica habitual, puede estar funcionando como un auto boicot a la hora de conseguir lo que quieres.

Comenzar a hacer cosas, por insignificantes que nos resulten, implica salir de nuestra zona de confort. Si siempre hago las mismas cosas, voy obteniendo los mismos resultados y esto me da una falsa sensación de control. Es decir, puedo anticiparme a lo que va a ocurrir y no encontrarme con sorpresas.

Lo nuevo, lo desconocido genera cierto malestar, ya que no puedo prever frente a qué me encontraré y esto puede paralizar a muchas personas y llevarles a evitar, sin darse cuenta, cualquier situación que no sea conocida.

Una forma habitual de evitar estas situaciones es la de posponer tareas o situaciones que debo llevar a cabo.

El hecho de que en ti sea una práctica habitual, da cuenta de un posible temor a lo desconocido que puede estar llevándote a no avanzar en lo que deseas, ya que para progresar, crecer y cambiar es inevitable enfrentarse a estas situaciones.

Quizás puedas pensar que no llamar a la compañía para un cambio de tarifa o dejar aquella conversación con tu jefe para más adelante, no tiene mucha importancia ni tendrá grandes repercusiones, pero piensa en todas aquellas cosas que se complicaron o nunca llevaste acabo por posponerlas. ¿Perdiste alguna oportunidad?

Lo más peligroso que tiene el posponer, es que mucho de lo que pospones nunca lo llevas a cabo. Incluso en el proceso puede aparecer una excusa perfecta para justificar que ya no puedes hacerlo y que no es tu responsabilidad.

¿Cómo dejar de posponer?

Es imprescindible que puedas reconocerlo primero. Se suele encontrar una infinidad de excusas que justifiquen nuestra conducta y si seguimos en esta línea será difícil revertir esta acción.

En cuanto te encuentres diciendo cosas como: “ya lo haré”, “mañana lo hago”, “es que ahora estoy muy cansada”. Pregúntate si existe alguna posibilidad de hacerlo ahora mismo y hazlo.
Parecen recomendaciones obvias, pero cuando funcionas en “piloto automático”, no eres muy consciente de tus reacciones, por ello hacerlas conscientes en el momento puede ser de gran ayuda.

¿Necesitas ayuda para dejar de posponer cosas importantes en tu vida?

Si te cuesta dejar de hacerlo por tus propios medios, quizás existen motivaciones internas fuertes que te estén frenando al cambio. Puedes consultar cualquier duda sobre tu caso en nuestro blog.

No pierdas la oportunidad de que tu vida sea un lugar mejor.

Contacta con nosotros aquí.

Por: Julia Achilli. Psicóloga en Barcelona. Terapia EMDR.

EMDR, novedoso abordaje en la psicología

Dentro la psicología existen diversas escuelas y una gran cantidad de abordajes psicoterapéuticos, entre otros, el novedoso abordaje EMDR. Si bien cada escuela suele defender la mayor efectividad sus técnicas, investigaciones al respecto arrojan resultados muy diferentes, ya que no habrían diferencias significativas entre los niveles de efectividad de una escuela y otra. En cambio, otras variables, como el vínculo terapéutico que se establece entre psicólogo y paciente, serían más determinantes a la hora de predecir resultados. Aún así, comienza a existir cada vez mayor consenso respecto a algunas diferencias que presenta el EMDR en relación a otras escuelas. Una de ellas, es el acortamiento de los tiempos de recuperación junto a resultados a largo plazo.

El EMDR es un abordaje psicoterapéutico innovador, validado científicamente por la OMS en los casos de estrés postraumático, que acelera el tratamiento de un amplio rango de patologías. Está recomendado  en el tratamiento de dificultades emocionales causadas por experiencias difíciles de la vida.

¿EMDR y otros abordajes psicoterapéuticos son excluyentes? 

No. El método puede combinarse con abordajes de diferentes escuelas de la psicología, como la Cognitivo Conductual, Dinámica, Gestalt o terapias breves, entre otras. El mismo consiste en usar estimulación bilateral en un protocolo especial relacionado con las situaciones traumáticas.

Su aplicación desencadena la desensibilización, el reprocesamiento de la información traumática, y la consecuente desaparición de la sintomatología. Es aplicable a una amplia variedad de sintomatología, aunque el paciente no lo asocie a ningún hecho traumático, como en ansiedad, depresión, miedos, dificultad para dormir, adicciones, entre otros. También se obtienen excelentes resultados en casos donde se necesita potenciar determinados recursos para mejorar el potencial en el trabajo, deporte o habilidades sociales.

¿El EMDR solo sirve si has sufrido un trauma?

Lo que es importante repasar frente a esta pregunta es qué entendemos como trauma. Se suele asociar el trauma con grandes catástrofes, pero trauma es una marca, y una marca en el psiquismo la deja cualquier experiencia que por lo intensa que puede resultar, el sistema de procesamiento de información se ve impedido. Es decir, si un niño es humillado en el cole, si en algún momento tuvo temor a ser abandonado, esto puede dejar una marca en su psiquismo que luego va a influir en su forma de relacionarse con él mismo y con el mundo. El EMDR se utiliza para trabajar todo tipo de traumas.

¿Qué ocurre cuando vives una experiencia traumática?

Cuando vives una situación traumática, puedes verte desbordado por las emociones. Esta intensa experiencia no es bien asimilada x tu cerebro y queda como «congelada» en él. Como consecuencia, las respuestas emocionales se congelan también y se activan cada vez que algo te recuerda dicho evento. Es decir, vuelves a sentir una y otra vez las sensaciones desagradables de aquel momento . Y actúas en consecuencia. Tu comportamiento se ve afectado por esto, y por ende, tus relaciones con los demás.

El EMDR es un abordaje que sirve para asimilar este tipo de experiencias, a soltar estas emociones congeladas en el tiempo y a recuperar un equilibrio y bienestar psicológico. Con este abordaje se puede potenciar la efectividad de cualquier abordaje psicoterapéutico.

Soy psicóloga, he trabajado desde diferentes abordajes psicoterapéuticos en mi experiencia en la clínica en el área de la psicología y, a partir de mi experiencia, puedo afirmar que el EMDR acelera los procesos de recuperación del paciente.

Si crees que este abordaje puede servirte para superar alguna situación difícil de tu vida, puedes pedir cita aquí.

Por: Julia Achilli, Psicóloga en Barcelona