Afrontar psicológicamente el Covid-19

Afrontar psicológicamente la crisis del Covid-19 es una necesidad cada vez más imperante. Nos hallamos en un proceso de difícil asimilación debido a los cambios constantes de la situación.

El cerebro necesita un tiempo para procesar los acontecimientos y poder proceder de la manera más adaptativa posible, y los hechos se están sucediendo vertiginosamente, esto podría dificultar dicha adaptación.

¿Es normal sentir miedo al afrontar psicológicamente la crisis del Covid-19?

En estos tiempos, un cierto monto de ansiedad y miedo son totalmente adaptativos, nos permiten mantenernos en alerta y llevar a cabo acciones para protegernos.

Pero según las circunstancias y la magnitud de los acontecimientos, este miedo adaptativo puede convertirse en un bloqueo que no nos permita gestionar adecuadamente la situación. En estos extremos, encontramos gente con ansiedad, angustia, nerviosismo, comprando alimentos compulsivamente, sobre informándose todo el día y entrando en pánico. Y es importante revertir este estado.

¿Es adaptativo no hacer caso a las recomendaciones y seguir con la rutina habitual?

No, no es adapatativo no seguir las recomendaciones. Podría responder a un mecanismo de negación de la realidad, una no aceptación del peligro potencial que implica una determinada situación. El problema es que no solo nos ponemos en riesgo a nosotros mismos, sino a toda la población.

Es importante, en estos casos trabajar en la toma de consciencia de las personas, para que puedan tomar una actitud responsable. En este otro extremo, encontramos individuos que no toman las precauciones necesarias, bromean al respecto, siguen sus rutinas habituales. Debemos seguir las recomendaciones de las autoridades competentes.

¿Cómo debo informarme?

«Es fundamental que te informes de fuentes oficiales, que la información esté contrastada y actualizada. Y es innecesario que te informes más de dos veces al día».

En tiempos de crisis, se activan mecanismos para palear la incertidumbre que son contraproducentes. Por ejemplo, buscar culpables, buscar explicaciones apocalípticas, encontrar teorías conspiratorias, todo con el fin de sentir algo más de control psicológico de la situación. Esto solo puede llevarte a estados de pánico desadaptativo.

Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Colegio Oficial de psicólogos de España (COP) para afrontar psicológicamente la crisis del Covid-19:

La OMS nos da las siguientes recomendaciones:

1. Es probable que el COVID-19 afecte a personas de muchos países. No lo asocie a ninguna etnia o nacionalidad. Sea empático con aquellos que se vieron afectados, en y desde cualquier país, aquellos con la enfermedad no han hecho nada malo.

2. No: se refieran a las personas con la enfermedad como «casos de COVID-19», «víctimas», «familias de COVID-19» o «enfermos». Son «personas que tienen COVID-19», «personas que están siendo tratadas por COVID-19», «personas que se están recuperando de COVID-19» y después de recuperarse de COVID-19 su vida continuará con sus trabajos, familias y seres queridos.

3. Evite mirar, leer o escuchar noticias que le causen ansiedad o angustia; busque información principalmente para tomar medidas prácticas para preparar sus planes y protegerse y proteger a sus seres queridos. Busque actualizaciones de información en momentos específicos durante el día una o dos veces. El flujo repentino y casi constante de noticias sobre un brote puede hacer que cualquiera se sienta preocupado. Conozca los hechos. Recopile información a intervalos regulares, desde el sitio web de la OMS y las plataformas de autoridades sanitarias locales, para ayudarlo a distinguir los hechos de los rumores.

4. Protéjase y apoye a los demás. Ayudar a otros en su momento de necesidad puede beneficiar tanto a la persona que recibe apoyo como al que ayuda.

5. Encuentre oportunidades para amplificar las voces, historias positivas e imágenes positivas de personas locales que han experimentado el nuevo coronavirus (COVID-19) y se han recuperado o que han apoyado a un ser querido a través de la recuperación y están dispuestos a compartir su experiencia.

6. Honre a los cuidadores y trabajadores de la salud que apoyan a las personas afectadas con COVID-19 en su comunidad. Reconozca el papel que juegan para salvar vidas y mantener seguros a sus seres queridos.

Por su parte, para afrontar psicológicamente la crisis del Covid-19, el COP nos recomienda:

A – SI NO ESTÁ AFECTADO POR LA ENFERMEDAD

Pero está sintiendo una serie de emociones con alta intensidad y/o persistentes como:

  • Nerviosismo, agitación o tensión, con sensación de peligro inminente, y/o pánico.
  • No puede dejar de pensar en otra cosa que no sea la enfermedad, o la preocupación por enfermar.
  • Necesita estar permanentemente viendo y oyendo informaciones sobre este tema.
  • Tiene dificultad para concentrarse o interesarse por otros asuntos.
  • Le cuesta desarrollar sus labores cotidianas o realizar su trabajo adecuadamente; el miedo le paraliza y le impide salir a la calle
  • Está en estado de alerta, analizando sus sensaciones corporales, e interpretándolas como síntomas de enfermedad, siendo los signos normales habituales.
  • Le cuesta controlar su preocupación y pregunta persistentemente a sus familiares por su estado de salud, advirtiéndoles de los graves peligros que corren cada vez que salen del domicilio.
  • Percibe un aumento del ritmo cardíaco, respiración acelerada (hiperventilación), sudoración, temblores sin causa justificada.
  • Presenta problemas para tener un sueño reparador.

LE RECOMENDAMOS QUE…

Identifique pensamientos que puedan generarle malestar. Pensar constantemente en la enfermedad puede hacer que aparezcan o se acentúen síntomas que incrementen su malestar emocional.

Reconozca sus emociones y acéptelas. Si es necesario, comparta su situación con las personas más cercanas a usted para encontrar la ayuda y el apoyo que necesita.

Cuestiónese: busque pruebas de realidad y datos fiables. Conozca los hechos y los datos fiables que ofrecen los medios oficiales y científicos y evite información que no provenga de estas fuentes, evitando información e imágenes alarmistas.

Informe a sus seres queridos de manera realista. En el caso de menores o personas especialmente vulnerables como ancianos, no les mienta y proporcióneles explicaciones veraces y adaptadas a su nivel de comprensión.

Evite la sobreinformación, estar permanentemente conectado no le hará estar mejor informado y podría aumentar su sensación de riesgo y nerviosismo innecesariamente.

Contraste la información que comparta. Si usa redes sociales para informarse, procure hacerlo con fuentes oficiales.

PAUTAS Y TAREAS DE AUTOCUIDADO

  • Mantenga una actitud optimista y objetiva. Es fuerte y capaz.
  • Lleve a cabo los hábitos adecuados y de higiene y prevención que recomienden las autoridades sanitarias.
  • Evite hablar permanentemente del tema.
  • Apóyese en su familia y amigos.
  • Ayude a su familia y amigos a mantener la calma y a tener un pensamiento adaptativo a cada situación.
  • Acuda a fuentes oficiales y busque información contrastada por expertos: Ministerio de Sanidad, Colegios Profesionales Sanitarios, Organismos Oficiales, OMS, etc.
  • No contribuya a dar difusión a bulos y noticias falsas. No alimente su miedo ni el de los demás.
  • Procure hacer vida normal y continuar con sus rutinas.
  • Tenga cuidado con las conductas de rechazo, estigma y/o discriminación. El miedo puede hacer que nos comportemos de forma impulsiva, rechazando o discriminando a ciertas personas.

B – SI PERTENECE A LA POBLACIÓN DE RIESGO SEGÚN INDICAN LAS AUTORIDADES SANITARIAS

Siga las recomendaciones y medidas de prevención que determinen las autoridades sanitarias. Confíe en ellos porque saben lo que tienen que hacer. Ellos tienen los conocimientos y los medios.

Infórmese de forma realista y siga las pautas emocionales del apartado A.

No trivialice su riesgo para intentar evadir la sensación de miedo o aprensión a la enfermedad.

Tampoco magnifique el riesgo real que tiene. Sea precavido y prudente sin alarmarse.

Si le recomendaran medidas de aislamiento, tenga presente que es un escenario que puede llevarle a sentir estrés, ansiedad, soledad, frustración, aburrimiento y/o enfado, junto con sentimientos de miedo y desesperanza, cuyos efectos pueden durar o aparecer incluso posteriormente al confinamiento. Trate de mantenerse ocupado y conectado con sus seres queridos.

Genere una rutina diaria y aproveche para hacer aquellas cosas que le gustan pero que habitualmente por falta de tiempo no puede realizar (leer libros, ver películas, etc.).

C – SI ESTÁ PADECIENDO LA ENFERMEDAD

Siga las recomendaciones anteriores y además:.

  1. Maneje sus pensamientos intrusivos. No se ponga en lo peor anticipadamente.
  2. No se alarme innecesariamente. Sea realista. La inmensa mayoría de las personas se están curando.
  3. Cuando sienta miedo, apóyese en la experiencia que tiene en situaciones similares. Puede que ahora no lo asocie por tener percepción de mayor gravedad. Piense cuántas enfermedades ha superado en su vida con éxito.

Por: Julia Achilli. Psicóloga Barcelona. Terapia EMDR. Neurofeedback

Publicado en Blog.

3 Comentarios

  1. Pingback: Reacciones adaptativas y desadaptativas frente al Covid-19 - Julia Achilli

  2. Pingback: Regular emocionalmente a tus hijos durante el confinamiento - Julia Achilli

  3. Pingback: Sentir la Pandemia. ¿Cuáles son las etapas a nivel psicológico? - Julia Achilli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *