Biofeedback, método de preferencia para combatir el estrés

Los avances en la investigación científica sobre la influencia del sistema nervioso central (SNC) y la fisiología; las nuevas tecnologías e investigaciones en el ámbito de la psicología, han permitido la creación de métodos eficaces en el tratamiento de diferentes dificultades psicológicas. Una de ellas es el BIOFEEDBACK.

En los últimos tiempos se han perfeccionado los protocolos para el trabajo en la clínica con Biofeedback, aunque su aparición en este ámbito se remonta a la década del 70 cuando experimentos con humanos y animales comenzaron a demostrar que se podían producir modificaciones en respuestas vasomotoras, presión sanguínea, salivación, respuesta galvánica (GSR) y cambios en ritmos cardiacos (Kimmel, 1979, Harris and Brady, 1974 citados en Schwartz & Andrasik, 2003).

¿Qué significaba esto? Que a partir de abordajes como el Biofeedback podríamos generar cambios fisiológicos que mejorarían la calidad de vida de las personas, como la calidad del sueño, bajar niveles de activación, miedo, estrés, favorecer la regulación emocional o mejorar el rendimiento cognitivo.

 ¿Qué es el Biofeedback?

 Biofeedback es una forma de psicofisiología cuyo objetivo es introducir cambios fisiológicos de una forma no invasiva para lograr cambios en el estado de una persona, y esto incluye cambios en estados psicológicos de un individuo.

A través de este abordaje son las personas quienes van a alterar sus comportamientos a través de la retroalimentación de su fisiología (Schwartz & Andrasik, 2003).

Mediante Bioofeedback la persona lleva a cabo un proceso de aprendizaje de control sobre las funciones fisiológicas por medio de uso de instrumentos (Demos, 2005).

¿Cómo es llevada a cabo una sesión de Biofeedback?

La sesión es llevaba a cabo en la consulta psicológica. El paciente está sentado frente a una pantalla, conectado a una serie de sensores colocados al cuerpo con el propósito de adquirir señales biológicas tales como temperatura, ritmo cardiaco, conductancia de la piel, etc.

Las señales biológicas son mostradas al consultante. El individuo recibe información de los cambios que se van produciendo en él según el estado en el que se encuentra y el terapeuta le enseña a controlar dichos estados, llegando a producirse, después de varias sesiones, un control de las mismas, y la consecuente mejoría del estado del paciente.

¿Cómo recibe el paciente la información de los sensores? Esta información puede venir en la forma de tonos, imágenes digitales o análogas o gráficas computarizadas. El biofeedback es una destreza de autocontrol: las personas aprenden a regular aspectos del SNA (Demos, 2005).

Biofeedback y Estrés

El estrés produce cambios en el organismo que, de sostenerse en el tiempo, produce graves consecuencias. Éste interfiere en la vida cotidiana de la persona a través de diferentes síntomas como dolores gástricos, de cabeza, palpitaciones, sudoración, dificultades para dormir, irritabilidad, disminución de su rendimiento o problemas atencionales, entre otros. Estas dificultades producen un deterioro en la vida cotidiana de quien las padece.

Biofeedback es una eficaz herramienta para combatir los síntomas del estrés.

 “El entrenamiento con Biofeedback posibilita que la persona entrene el control de variables fisiológicas, para así, gestionar el estrés y sus consecuencias: cefaleas, tensión muscular y dolor, entre otras”.

 Con este método, la persona aprende a controlar sus estados de calma y concentración a la vez, cuantificar sus variables fisiológicas, incluyendo el estado cerebral (que es medido en ondas alfa, theta, beta, delta, gamma), y conseguir valores de normalidad.

Neurofeedback, un tipo de Biofeedback para la neuroterapia

El neurofeedback es una forma de neuroterapia, provee a los individuos información acerca del estado de las ondas cerebrales. En este caso, los sensores son colocados en el cuero cabelludo de la persona, para la detección de la actividad eléctrica del cerebro. Las personas usan esta información para aprender a incrementar el tiempo en el que el cerebro funciona eficientemente. A medida que el desempeño cerebral es incrementado exitosamente, los síntomas asociados con ciertas condiciones, como en la ansiedad o la depresión, disminuyen y el rendimiento de la persona aumenta.

CONOCE MÁS SOBRE NEUROFEEDBACK EN ESTE VÍDEO: Aquí

El biofeedback y Neurofeedback han dejado de tener un uso exclusivo de tratamiento de la clínica y han realizado una incursión en las áreas del rendimiento humano tales como la laboral, la artística y la deportiva, atlética. Estas metodologías de entrenamiento y autocontrol no son solo utilizadas para sanar sino también con el objetivo de ayudar a los individuos a rendir a niveles antes imaginados

En España son cada vez más las clínicas que incluyen en sus consultas este efectivo tratamiento. En Barcelona, en el Centro de Psicología JULIA ACHILLI, o en CAPSIS VILANOVA ubicado en Vilanova i la Geltrú, encontrarás especialistas cualificados que trabajan con este abordaje.

Por: Julia Achilli. Psicóloga Sanitaria Barcelona. Especialista en EMDR, Neurofeedback y Biofeedback.

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Blog, Neurofeedback, Psicoterapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *